3 dic. 2010

Arte Orfebre Bereber en Tiznit, Marruecos.

En un viaje que hice a Marruecos, uno de mis objetivos era conocer y aprender acerca del arte orfebre bereber, en mi investigación previa a la visita de este hermoso país, me enteré que Tiznit era una de las ciudades en que se fabricaba la joyería, y sí, a mi llegada a esta ciudad me decidí visitar algunos de los talleres de orfebres bereberes de Marruecos.
Por otra parte siempre he admirado la belleza de las joyas bereberes y que las mujeres de esta región son ataviadas con pesados brazaletes, dijes, pendientes, pulseras, diademas, collares con cuentas de ámbar y corales,  y en este viaje decidí averiguar en donde y como se hacían.
Un largo viaje por autobús recorrí; mañana, tarde y noche, donde la carretera en algunas partes solo era de un solo carril  y tenía que esperarse el auto que venía en dirección contraria a nosotros para que pudiésemos pasar ya sea ellos o nosotros, cordilleras y voladeros, paisajes color ocre, desierto, oasis, palmeras de dátiles, la luna marroquí, lugares nuevos que mis ojos solo habían contemplado el alguna película, hasta que después de varias horas de camino, al día siguiente, llegue a mi destino.
Tiznit tiene una población de 53.600 habitantes, situada al sur del valle del Sus y más allá del extremo oeste del Anti Atlas, es una antigua medina amurallada que la rodea una moderna ciudad.  Es un gran centro de comercio y es la capital provincial, un enclave céntrico entre la costa y el Anti Atlas, en el interior de la medina, en la plaza al-Méchouar se encuentra el zoco y algunos hoteles de bajo precio, el día de mercado es el jueves.
Tiznit es una ciudad de Marruecos donde los joyeros se han especializado en el trabajo de la plata durante siglos. Aquí pude observar todo tipo de creaciones de joyería y orfebrería, desde diseños modernos hasta los ya tradicionales bereberes.
En esta ciudad visite algunos talleres de joyeros y me di cuenta de la gran meticulosidad con la que trabajan los artesanos del arte bereber y que lo hacen con técnicas antiguas muy rudimentarias, como el vaciado en jibia que es una de las técnicas que yo utilizo, esto realmente me dio alegría y emoción.  Según Machda Saber (Aujourd'hui Le Maroc, 23-11-07), en la fabricación de joyería se utilizan dos técnicas, que revelan la riqueza de una cultura y de un patrimonio que ha sabido anclarse en el tiempo y en el espacio: «La primera consiste en el vaciado y el recorte de la alhaja y la segunda, exclusiva de Tiznit y de algunos lugares de la Kabilia, en el tipo de joyería esmaltada, ya que forman parte de la joya el coral o la bujería de vidrio; las dos consiguen, en su conjunto, que el artesano bereber restituya el saber hacer, la herencia ancestral y la adaptación a las mutaciones de su tiempo».
En el taller del Maestro Ahmed Mohamed, que se encuentra en el único zoco existente en Marruecos dedicado exclusivamente a las joyas dentro de la medina de Tiznit, me enseño la fundición de un anillo con la técnica de jibia,  que es el esqueleto de un calamar, la partió por la mitad, y con un anillo ya fundido hizo la impresión, juntó las dos mitades del esqueleto, le hizo su canal de fundición,  y aparte  en un crisol fundió plata con un soplete de gasolina,  ya teniendo la plata fundida la vertió al molde de jibia, dando como resultado un anillo para después ser grabado con los diseños característicos marroquís.
El Maestro Ahmed me platicó que en cuanto al diseño de la joyería bereber las formas y adornos tienen que ser geométricos y abstractos, como en todas las artes que se encuentran bajo el dominio del islam a diferencia del arte árabe-andaluz , que son diseños más angulares que evocan los cantos, puntos y círculos del Tifinagh, la escritura bereber.
Normalmente la joyería bereber se trabaja en diferentes regiones según el metal que se use, la de plata se trabaja en los pueblos de la meseta y de la montaña, y la de oro en las ciudades, y esta  juega un papel muy importante en la vida de las mujeres de este país ya sea porque refleja su belleza y su estatus económico, como en todas las partes del mundo.
Realmente me quedé asombrada de ver la forma en que trabajan los artesanos bereberes, la meticulosidad con que crean su joyería y artesanía en general, esto me rebeló la riqueza de su cultura que a través de los siglos ha sido heredada de generación en generación para poder  anclarse en el tiempo y en el espacio.