16 de nov. de 2010

Fundición en tierra, al Sur de Marruecos,

En septiembre del 2008 inicié un viaje con el objetivo de estudiar e investigar  técnicas bereberes de joyería en diversas partes del norte de África, en este caso el país de Marruecos.
A mi llegada a la ciudad de Marrakech quedé maravillada con la gran destreza y meticulosidad con que trabajan los artesanos orfebres de este país, y me dispuse a preguntar a diferentes comerciantes o lugareños  en que lugares se fabricaba la joyería que tan elegantemente portaban las mujeres bereberes, me dijeron que principalmente, en la ciudad de Tiznit que se encuentra al sur de Marruecos donde los joyeros se han especializado en el trabajo de la plata y oro durante siglos y en otros lugares más retirados colindantes con el desierto del Sahara, como  Oarzazat, Tafroute,  y algunas comunidades en la región de Esaguira.
Así que tres días después de mí estancia en la ciudad de Marrakech, la siguiente ciudad de mi itinerario fue Oarzazat, el Hollywood marroquí, ya que en este lugar se han filmado muchas películas famosas, como Asterix y Obelix , su  kasbah  es utilizado como un set de filmación; aquí en Oarzazat encontré un mercader de artesanías bereber que era de un pueblo de la ciudad de Zagora, al sur de Merruecos, el me comento que en Amazrou un pueblo cercano a su ciudad natal , había una familia que se dedicaba a trabajar el arte orfebre bereber.
La  ciudad es tan bella que es utilizada como set cinematográfico. A la entrada la ciudad pude observar una escultura enorme de una cinta cinematografica
Revisé mi mapa y vi que se encontraba retirado de mi itinerario, ya que me dirigía a Tiznit, pero de cualquier manera decidí ir a conocer ese lugar del que me había hablado el comerciante de joyería, Amasrou en la ciudad de Zagora, pueblo colindante con el desierto del Sahara.
Once horas duró el recorrido hasta la ciudad de Zagora; en esta ciudad me hospedé ya que averigüé que el pueblo al que yo quería ir solo estaba a quince minutos. Al otro día salí temprano a buscar a la familia de bereberes que trabajaban la joyería.
Después de una larga caminata en el pueblo de Amazrou  y de preguntar aquí y preguntar allá, de meterme a una tiendita atendida por un viejecito y comer dulces árabes, me encontré a una persona que sabía de la familia de orfebres que vivía en el pueblo.
Nordín me llevo al taller de los artesanos joyeros,  atravesamos nuevamente el pueblo, el Kasbah y llegamos al taller que yo estaba buscando,  aquí nuevamente pude maravillarme de la forma en que trabajan los artesanos aquí en marruecos.
Y no era solo un taller de joyería, era un castillo bereber, donde trabajaban también diferentes técnicas de joyería y orfebreria, trabajaban el hueso, la madera, cerámica, trabajaban la piel y contaba con una galería de antigüedades maravillosa.
El Maestro Abdoul Elmoustahli me platicó que su familia lleva una tradición de cien años trabajando la orfebrería, la forma en que aprendió su abuelo fue por medio de una familia que llegó de Sudáfrica y les enseño a trabajar estas técnicas de fundición de metales.
La forma en cómo trabajan la plata para hacer las joyas bereberes en el taller de la familia Elmoustahli,  es con la técnica de fundición en tierra que es muy antigua, esto es , hacen un molde con barro y arena, con alguna pieza de joyería ya fundida hacen la impresión en el molde, juntan las dos partes del molde, después realizan el canal de fundición que es por donde va ser conducido el metal, funden el metal en un crisol, y después lo vierten en el molde y ya cuando se enfría este , lo abren para cortar las rebabas que le pudieron quedar a la pieza de joyería  y dar terminado a la pieza y abrillantarla.
En el taller de el Maestro Abdoul  Elmoustahli , trabajan un promedio de cinco personas, el Maestro fundidor que se encarga de la fragua, hacer las aleaciones de metales, fundirlo y vertirlo, están tres personas que se encargan de darle terminado a los dijes, brazaletes, pendientes, de limarlos, y abrillantarlos, por medio de una lima, sus manos y sus pies, y claro, el Director que es el abuelo Mabara Elmoustahli de 70 años que es el que va dirigiendo y revisa el trabajo de todos y  que se haga de la mejor forma; toda una familia que trabaja el arte bereber, la cual tuve el honor de conocer y de que me enseñaran la forma de cómo trabajan la joyería bereber tradicional, con sus técnicas que han ido aprendiendo de generación en generación , respetando la formas antiguas sin usar maquinaria, esto es parte de la riqueza  cultural de este país.

Después de tres días de ir a aprender cómo se fabricaban las joyas bereberes, en Zagora descubrí el suks (mercado) más grande de dátiles que había visto en mi vida, un hermoso mercado del tamaño de media hectárea, ese día de la semana era el día de plaza, así que había mucha gente comprando, vendiendo, empujándote, me gustó ya que me recordó a los mercados mexicanos, ¡ese día fue el que comí mas dátiles y aceitunas en toda mi vida!, ¡me encantan!.

2 comentarios:

  1. Que me dan ganas de ir a conocer esto del arte orfebre bereber! Felicidades Muer Nómada!

    ResponderEliminar
  2. gracias por compartir, saludos

    ResponderEliminar