31 ene. 2011

Expedición América del Sur

Siete días ya después de haber iniciado mí recorrido por Centroamérica, el primer país de mi itinerario: Guatemala.

Esta expedición la he decidido hacer  por vía terrestre,  en autobuses, taxis, tuk-tuks, trenes, camioneta, moto, y uno que otro ferri o barco que tenga que abordar.
El comienzo fue un poco con temor e incertidumbre, gracias a lo que  dicen los medios de comunicación, ese amarillismo y sensacionalismo lleno de fatalismo, que le atañen a los hechos del día a día, que suceden en cualquier parte y lugar del mundo; y que en realidad no es tan devastador o peligroso como te lo hacen creer los llamados comunicadores de noticias, periódicos y noticieros televisados; claro, no todo es color de rosa, pero hay que ir en la vida con SENTIDO COMUN.
Pero ya con mi boleto en mano y  subida en el autobús con destino a Guatemala, me dije: …todo va a salir bien… y hasta ahora así ha sido!
De San Cristóbal de las Casas, Chiapas  a Panajachel, Guatemala  fueron nueve horas de trayecto, clima muy bueno, la carretera sin muchas curvas y sin ningún percance, aunque  después de pasar la frontera del lado de Guatemala, había dos o tres deslaves que estaban siendo reparados, ya que hacía seis meses a consecuencia de grandes  torrenciales se deslavaron cerros y como consecuencia se averiaron carreteras y puentes.
Descendiendo ya los cerros a solo cinco minutos de llegar al poblado de Panajachel a lado derecho observe un asombroso paisaje color  azul-verdoso-jade, el lago Atitlán y los volcanes  Tolimán, Atitlán y San Pedro , esto me dijo que ya había llegado a mi primer destino… este día decidí instalarme en el Pueblo de Pana como todos los habitantes le dicen cariñosamente.
En los días próximos a mi llegada  quise conocer los pueblos Mayas de Santa Catarina y San Pedro Palopó que están a orillas del lago, que me habían comentado son comunidades con tradición en el arte textil desde tiempos antiguos; para llegar a estos lugares hay que tomar una lancha en el embarcadero de Pana o también se puede llegar por carretera en el bus local; esta vez decidí irme por el lago Atitlán.
En Santa Catarina y San Pedro las mujeres se dedican a tejer en sus casas la vestimenta indígena que las caracteriza, su traje que las diferencia de los demás lugares es un huipil azul turquesa y pantalones bordados en los hombres, ellas son las encargadas de tejer tanto la indumentaria de su esposo como el de sus hijos e hijas, así como también se dedican a tejer chales, cintas bordadas, listones, usando la mayoría como en tiempos antiguos sus telares de cintura ; mucha de su producción es vendida en mercados de artesanías a lo largo del país y también algunas mujeres la exportan a diferentes lugares.
A una tejedora le pregunte el porqué  vestían con atuendos azules y me comentó que  ellas visten de color azul turquesa  en honor al lago de Atitlán, por la majestuosa belleza que les ofrece cada día…dándole con esto gracias a sus aguas y a sus volcanes.

1 comentario: